EL SÍNDROME TEMPOROMANDIBULAR

Muchos de nosotros hemos sentido alguna vez un chasquido, dolor, molestia o incomodidad en la articulación de la mandíbula al abrir o cerrar la boca. Esto es lo que se denomina síndrome temporomandibular, y ocurre cuando aparece un desequilibrio de función entre la mandíbula en su contacto con los maxilares superiores, a nivel de la articulación (denominada ATM).

El diagnóstico se basa en los síntomas y va desde dolor al tocar la articulación pasando por dolores de cabeza o de oídos, zumbidos, rigidez a la hora de abrir la boca o masticar, problemas de oclusión, chasquidos o el comúnmente conocido bruxismo (“apretar los dientes”).

Este síndrome no es sólo mecánico, sino que puede verse muy influenciado por componentes de ansiedad y/o estrés además de malos hábitos como masticar chicle y por supuesto una mala higiene postural que incite a la malposición de la ATM e influya en su funcionamiento.

Desde la fisioterapia y la osteopatía trabajamos estas disfunciones de forma manual, aliviando tensiones, descongestionando raíces nerviosas y musculares, mostrando al paciente nuevos hábitos y medios de tratamiento en casa. De todos modos, no todos estos síndromes se tratan únicamente con terapia manual sino que en ocasiones es necesaria la visita al odontólogo que trabajará con el fisioterapeuta en coordinación para solucionar el problema.