LA OSTEOPOROSIS

En el artículo de hoy, os hablaremos de la osteoporosis, una enfermedad que afecta principalmente a mujeres después de la menopausia, aunque también puede hacerlo antes, o afectar a hombres, adolescentes e incluso, a niños. 

En España, una de cada cuatro mujeres padece osteoporosis. Se estima que esta enfermedad es la causante de unas 25.000 fracturas cada año. Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres, mayores de 50 años, sufrirá una fractura osteoporótica en su vida 

¿Queréis saber más acerca de la osteoporosis? Quedaos con nosotros y os explicaremos qué es, qué la causa y qué podemos hacer para intentar sobrellevarla.

La osteoporosis se define como una enfermedad esquelética, en la que se produce una disminución de la masa ósea. Los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades que existen en su interior, se vuelven más frágiles y se rompen con mayor facilidad, ya que resisten peor los golpes y soportan peor las cargas.

En condiciones normales, una persona alcanza, a los 30-35 años, una cantidad máxima de masa ósea (pico de masa ósea); sin embargo, a partir de ese momento y con el tiempo, se va produciendo una pérdida natural de densidad ósea. 

Para entender mejor esta disminución periódica de tejido óseo, debemos detenernos un momento y prestar atención a los procesos que ocurren en el interior del hueso.

“El hueso, como cualquier otro tejido del organismo, está compuesto por células vivas que deben nutrirse, relacionarse y multiplicarse”.

El hueso, como cualquier otro tejido del organismo, está compuesto por células vivas que deben nutrirse, relacionarse y multiplicarse, y como en cualquier tejido; se producen una gran cantidad de reacciones metabólicas que regulan dichos procesos. Este contexto metabólico, alterna fases de destrucción y creación de tejido óseo que terminan por formar y mantener al hueso tal y como lo conocemos.

Diferentes factores como, por ejemplo, las hormonas, la actividad física, la dieta, algunos hábitos (alcoholismo y tabaquismo), la ingesta de minerales y vitamina D, etc., pueden alterar o modificar estos procesos metabólicos.

Existen otras causas de osteoporosis como la toma de fármacos o la presencia de ciertas enfermedades. Algunas de ellas pueden ser la artritis, la escoliosis, algunas enfermedades crónicas de los riñones o el hígado, e incluso; ciertas enfermedades mentales, como la depresión.

La razón de que esta enfermedad sea más común en mujeres se debe principalmente a factores hormonales […], asociados a un menor pico de masa ósea basal”.

La razón de que esta enfermedad sea más común en mujeres se debe principalmente a factores hormonales relacionados con la menopausia, asociados a un menor pico de masa ósea basal en comparación con los hombres.

La osteoporosis es denominada a veces como “epidemia silenciosa”, ya que no manifiesta síntomas hasta que la pérdida de hueso es tan importante como para que puedan llegar a generarse fracturas. 

Las fracturas asociadas a osteoporosis más habituales son las vertebrales, las de cadera y las de la muñeca, siendo la fractura de cadera la de mayor riesgo e importancia, pues podrá requerir de intervención quirúrgica, ingreso hospitalario, y ya sea por un periodo largo o corto de tiempo; el paciente perderá calidad de vida. Además, ocasionalmente, estas fracturas podrán ir acompañadas de la lesión de otros tejidos aledaños como vasos sanguíneos o nervios importantes, lo que puede empeorar el pronóstico y, en algunos casos; poner en peligro la vida del paciente.

Hoy en día, la sanidad cuenta con grandes herramientas para un diagnóstico precoz de esta enfermedad, lo que permite adaptar el tratamiento a cada paciente, bien con el objetivo de prevenir la pérdida de masa ósea o para combatir la osteoporosis una vez ésta se ha instaurado.

El tratamiento médico se debe hacer con ayuda de la fisioterapia, tanto de forma preventiva como curativa, evitando los factores que causan la enfermedad, como la inmovilización prolongada post traumática, post operatoria o durante una enfermedad.

“Técnicas como la electroestimulación muscular, la cinesiterapia activa

[…], el ejercicio terapéutico o el fisiopilates, serán grandes aliadas en la lucha contra la osteoporosis”.

Técnicas como la electroestimulación muscular, la cinesiterapia activa (tratamiento mediante el uso del movimiento), el ejercicio terapéutico o el fisiopilates, serán grandes aliadas en la lucha contra la osteoporosis, puesto que, entre otras cosas; favoreceremos la mineralización del tejido óseo y fortaleceremos a la musculatura asociada. Una actividad física moderada y la reeducación postural programada por el fisioterapeuta, también serán necesarias para obtener unos resultados óptimos.

El objetivo del tratamiento médico y fisioterapéutico de la osteoporosis es la reducción del número de fracturas por fragilidad. 

De manera general se recomienda mantener hábitos de vida saludable, como una dieta equilibrada rica en calcio y vitamina D, abandonar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, mantener un peso adecuado, así como realizar ejercicio moderado diariamente con control, para evitar caídas, impactos y sobrecargas.

Finalmente, existen ciertos movimientos que debemos evitar, como los de alto impacto (saltar, correr o trotar, por ejemplo), los de contacto, los que impliquen movimientos rápidos y/o bruscos o aquellos que sometan al esqueleto a una carga excesiva.  Estos ejercicios o actividades pueden provocar fracturas si los huesos están debilitados debido a la osteoporosis.

Sin duda, una enfermedad compleja, por ello, no dudes en consultar a tu médico o fisioterapeuta de confianza en caso de padecerla ¡Y recuerda!, se puede vivir con osteoporosis.