¿ABDOMINALES TRADICIONALES O ABDOMINALES HIPOPRESIVOS?

En el contexto de la búsqueda constante por mantener una salud abdominal óptima y superar problemas como la diástasis recti, surge el debate entre los ejercicios abdominales tradicionales y los abdominales hipopresivos. En el artículo que sigue, exploraremos esta controvertida cuestión, desentrañando los beneficios y desafíos asociados con cada enfoque. Si bien los abdominales tradicionales han sido criticados por su posible aumento de la presión intraabdominal y pélvica, se argumenta que, cuando se abordan con un enfoque específico, pueden ser eficaces para cerrar la línea alba y fortalecer el suelo pélvico. Por otro lado, los ejercicios hipopresivos, aclamados por sus múltiples ventajas, no son necesariamente la solución universal, ya que su ejecución precisa una base sólida de control abdominal. A lo largo del artículo, se explorarán en profundidad estos dos enfoques, resaltando la importancia de la individualización y la orientación profesional en la elección del método más adecuado para abordar la diástasis abdominal y optimizar la salud abdominal en general.

En un artículo anterior os hablábamos, por encima, de la anatomía del abdomen y de cómo diversos factores podían hacer que la línea que une a estos músculos se separase y generasen una patología abdominal como es la diástasis recti. Pues bien, en esa ocasión vamos a hablar de qué tipo de ejercicios pueden ayudarnos a “cerrar” esa línea.

Y es que, a pesar de que los abdominales tradicionales están demonizados por el potente aumento de presión intraabdominal y pélvica que producen, son los únicos ejercicios abdominales capaces de cerrar la diástasis recti.

Entonces… ¿qué pasa si tengo problemas de suelo pélvico y además tengo una diástasis? ¿Si arreglo mi diástasis, voy a fastidiar a mi suelo pélvico? ¿No son mejores los abdominales hipopresivos?

“…ecográficamente, podemos observar cómo al hacer un curl-up […], los rectos abdominales cierran la línea alba y aumentan la presión sobre el suelo pélvico”.

Bien, esta historia es un poco controvertida y es que hay formas y formas de hacer abdominales tradicionales sin necesidad de dañar una columna lumbar o de influir tanto en un aumento de presión del suelo de la pelvis. Y es que ecográficamente, podemos observar cómo al hacer un curl-up (abdominal tradicional con elevación de la cabeza y tronco), los rectos abdominales cierran la línea alba y aumentan la presión sobre el suelo pélvico, sin embargo, si conseguimos controlar la respiración durante el gesto, realizando una exhalación durante la contracción, al tiempo que buscamos una activación del transverso abdominal (ombligo hacia dentro y hacia arriba), añadiendo además, una contracción activa del suelo pélvico y una autoelongación corporal con la zona lumbar en posición neutra, podemos conseguir el objetivo de cerrar la diástasis al tiempo que estamos estabilizando toda la cavidad abdominal sin dañar al resto de estructuras colindantes.

“…la gimnasia abdominal hipopresiva […] es una disciplina preciosa con unos beneficios innumerables, pero no es para todo ni para todos”.

Suena muy complejo porque, francamente lo es, pero intentamos transmitir que es posible y que con la ayuda del fisioterapeuta se puede conseguir hacer abdominales tradicionales sin tener que desecharlos para siempre. De hecho, en muchas ocasiones, nos hemos encontrado la situación en la que, pacientes que vienen a consulta, han escuchado hablar de la gimnasia abdominal hipopresiva como la panacea y la solución a todos sus problemas y es que es una disciplina preciosa con unos beneficios innumerables, pero no es para todo ni para todos. Y es que, si no arrancamos con una base de buen control del abdomen, el ejercicio hipopresivo aislado, podría tener la capacidad de separar la línea alba en un abdomen aún débil, por lo que la valoración de si este tipo de ejercicio es el mejor, es fundamental para determinar si su ejecución es la más apropiada      en cada momento.

En definitiva, si habiendo hecho un autodiagnostico abdominal sientes que puedes tener una diástasis, no dudes en consultar con tu fisioterapeuta de confianza especializado, el cual te guiará para resolver tu disfunción de la forma óptima posible en relación con tu caso específico.

Todos nuestros artículos tratan aspectos médico-sanitarios desde una perspectiva genérica. No olvides que el cuerpo humano es muy complejo y que cada paciente puede tener necesidades particulares e independientes que requieran de un tratamiento distinto. En caso de duda no olvides consultar con tu médico o fisioterapeuta.

¿Te ha gustado este artículo? También puedes leer nuestro artículo de la semana pasada: 10 consejos para prevenir las lesiones en el trabajo y cuidar tu salud. Las lesiones en el puesto de trabajo son muy habituales y representan una causa muy común de consulta con el fisioterapeuta. En este artículo te ayudamos a prevenirlas.

Fotografía: Lifestock.