BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA ACUÁTICA EN LAS LESIONES DE HOMBRO

Las lesiones de hombro son un problema común que puede afectar a personas de todas las edades y niveles de actividad física. Estas lesiones pueden ser dolorosas y limitar significativamente la movilidad y la calidad de vida de quienes las padecen. La fisioterapia es una herramienta crucial en la rehabilitación de las lesiones de hombro, y en este artículo, exploraremos cómo la fisioterapia acuática se ha convertido en una terapia complementaria efectiva en este proceso.

Introducción

El hombro es una de las articulaciones más móviles y complejas del cuerpo humano. Esto lo hace propenso a una variedad de lesiones, como tendinitis, bursitis, lesiones del manguito de los rotadores y luxaciones. La fisioterapia desempeña un papel fundamental en la recuperación de estas lesiones, pero en los últimos años, ha surgido un enfoque innovador: la fisioterapia acuática.

¿Qué es la fisioterapia acuática?

La fisioterapia acuática, también conocida como hidroterapia, es una modalidad de tratamiento que se lleva a cabo en el agua. Esta terapia utiliza las propiedades únicas del agua para ayudar en la rehabilitación y recuperación de lesiones musculoesqueléticas. El agua proporciona flotación y resistencia controlada, lo que permite realizar ejercicios terapéuticos de manera efectiva y segura.

Aquí van algunas de las ventajas de la fisioterapia acuática en las lesiones del hombro:

1. Reducción del peso corporal

La fisioterapia acuática brinda una ventaja crucial en la rehabilitación de las lesiones de hombro al reducir significativamente la carga de peso sobre la articulación afectada. El agua actúa como un soporte natural, disminuyendo la gravedad y el estrés en el hombro lesionado. Este beneficio es especialmente destacable en las etapas iniciales del proceso de recuperación. Al disminuir la presión sobre la articulación, se logra un alivio efectivo del dolor y la tensión, lo que permite que el paciente realice movimientos con mayor facilidad y menor molestia.

2. Mayor rango de movimiento

La fisioterapia acuática ofrece un entorno ideal para mejorar el rango de movimiento del hombro. El agua proporciona una resistencia suave pero constante cuando se realizan ejercicios terapéuticos. Esta resistencia controlada permite que los músculos y tejidos alrededor de la articulación del hombro se estiren y fortalezcan gradualmente. A medida que el paciente se mueve en el agua, experimenta una mayor libertad de movimiento sin la limitación de la gravedad terrestre. Esto es esencial para evitar que los músculos se atrofien y para promover la flexibilidad y la movilidad de la articulación.

3. Fortalecimiento muscular

El fortalecimiento muscular es una parte esencial de la recuperación de las lesiones de hombro. La fisioterapia acuática ofrece un entorno seguro y efectivo para el fortalecimiento de los músculos sin ejercer una presión excesiva sobre la articulación lesionada. Los ejercicios en el agua desafían a los músculos del hombro de manera controlada y gradual, lo que permite un aumento de la resistencia sin causar impacto adicional en la articulación. Este fortalecimiento es fundamental para recuperar la fuerza en el hombro y prevenir futuras lesiones.

4. Reducción de la inflamación

La temperatura controlada del agua utilizada en la fisioterapia acuática puede desempeñar un papel significativo en la reducción de la inflamación en la articulación del hombro. El agua tibia o fría puede ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación, aliviando así el dolor y mejorando la función de la articulación. La combinación de inmersión en agua y ejercicios terapéuticos crea un entorno propicio para la recuperación y la reducción de los síntomas inflamatorios.

5. Mejora de la propiocepción

La propiocepción se refiere a la percepción consciente o inconsciente de la posición y el movimiento del cuerpo en el espacio. La fisioterapia acuática mejora la conciencia corporal y la propiocepción del paciente de manera significativa. En el agua, los pacientes deben adaptarse constantemente a la resistencia del agua y al entorno en constante cambio. Este desafío contribuye a una mejor comprensión de la posición de la articulación y de cómo moverse de manera eficiente sin causar tensiones indebidas. La mejora de la propiocepción es esencial para restaurar la estabilidad en el hombro y prevenir futuras lesiones.

En conjunto, estos beneficios hacen que la fisioterapia acuática sea una opción terapéutica valiosa en la recuperación de las lesiones de hombro, proporcionando un enfoque integral que aborda la reducción del dolor, la mejora de la función y la prevención de recaídas.

Implementación de la fisioterapia acuática

El tratamiento de fisioterapia acuática para las lesiones de hombro generalmente se realiza en una piscina terapéutica bajo la supervisión de un fisioterapeuta especializado. El profesional diseñará un programa individualizado teniendo en cuenta la gravedad de la lesión y las necesidades del paciente. Los ejercicios pueden incluir movimientos de estiramiento, fortalecimiento y ejercicios funcionales.

Conclusión

La fisioterapia acuática ha demostrado ser una terapia complementaria valiosa en la rehabilitación de lesiones de hombro. Sus ventajas incluyen la reducción del peso corporal, el aumento del rango de movimiento, el fortalecimiento muscular seguro y la mejora de la función articular. Si estás lidiando con una lesión de hombro considera la fisioterapia acuática como una opción efectiva y válida para acelerar la recuperación y mejorar tu calidad de vida.

En última instancia, el enfoque en la fisioterapia acuática muestra cómo la evolución constante de las técnicas y terapias puede brindar a los pacientes nuevas e interesantes opciones para su recuperación. La fisioterapia acuática no solo es efectiva, sino que también puede hacer que el proceso de rehabilitación sea más agradable. En cualquier caso, recuerda siempre consultar con un fisioterapeuta o profesional de la salud antes de embarcarte en cualquier programa de tratamiento.

Todos nuestros artículos tratan aspectos médico-sanitarios desde una perspectiva genérica. No olvides que el cuerpo humano es muy complejo y que cada paciente puede tener necesidades particulares e independientes que requieran de un tratamiento distinto. En caso de duda no olvides consultar con tu médico o fisioterapeuta.

¿Te ha gustado este artículo? También puedes leer nuestro artículo de la semana pasada: Prevención y tratamiento de la tendinitis en corredores (parte I), la primera parte de esta serie de artículos, destinados a prevenir las lesiones tendinosas más típicas en los corredores.

Fotografía:leventalbas de Getty Images