RECETA DE ENSALADA DE GARBANZOS, QUINOA Y BATATA

Esta ensalada es un verdadero arcoíris de nutrientes, combinando la riqueza proteica de la quinoa y los garbanzos con la dulzura de la batata, el frescor de los tomates cherry y las espinacas, y la cremosidad del aguacate. Cada ingrediente aporta sus propios beneficios saludables, creando una comida que es tan completa como deliciosa. Es ideal para servir como plato principal o como acompañamiento robusto, y es perfecta para 4 personas.

La combinación de ingredientes en esta ensalada no es solo un placer visual, sino también un tesoro de beneficios para la salud. La quinoa es una superalimento repleto de proteínas completas y todos los aminoácidos esenciales, lo que la convierte en un excelente aliado para aquellos en dietas vegetarianas o para cualquiera que busque mejorar la ingesta de proteínas de alta calidad. Los garbanzos añaden fibra y textura, ayudando a mantener una digestión saludable y una sensación prolongada de saciedad. Las batatas son ricas en vitaminas A y C, potentes antioxidantes que promueven la salud de la piel y la visión. Los tomates cherry y las espinacas aportan una abundancia de vitaminas, minerales y más antioxidantes, mientras que el aguacate ofrece grasas saludables que son esenciales para el corazón y la absorción de nutrientes solubles en grasa. En conjunto, esta ensalada es un equilibrio perfecto de nutrientes que apoyan una vida sana y activa.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 taza de quinoa, cocida según las instrucciones del paquete.
  • 1 lata (aproximadamente 400 g) de garbanzos, escurridos y enjuagados.
  • 1 batata grande, pelada y cortada en cubos.
  • 2 tazas de espinacas frescas.
  • 1 aguacate, cortado en láminas.
  • 1 taza de tomates cherry, cortados por la mitad.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Semillas de sésamo negro para decorar (opcional).
  • Limón (opcional).

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 200 °C. Coloca la batata en una bandeja para hornear, rocía con aceite de oliva, sal y pimienta, y asa en el horno durante unos 20-25 minutos o hasta que estén tiernas y ligeramente caramelizadas.
  2. Mientras tanto, en una sartén, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio y saltea los garbanzos hasta que estén dorados y crujientes, unos 10 minutos. Sazona con sal, pimienta y otras especias si lo deseas, como pimentón o comino.
  3. Para armar la ensalada, coloca una base de espinacas frescas en un gran plato de servir o en un bowl.
  4. Añade la quinoa cocida, los garbanzos salteados, las batatas asadas, los tomates cherry y las láminas de aguacate encima de las espinacas.
  5. Espolvorea semillas de sésamo negro para un contraste visual y un toque crujiente.

Consejos

Para una versión aún más sabrosa, puedes rociar los garbanzos con un poco de zumo de limón y una pizca de tahini antes de saltearlos. Si lo deseas, adereza la ensalada con un poco de aceite de oliva y limón adicional justo antes de servir para realzar los sabores. Esta ensalada se disfruta mejor fresca para mantener la textura y el sabor de todos sus componentes.

Todas nuestras recetas buscan ser saludables y nutritivas, incluyendo ingredientes naturales y variados que promuevan la salud de nuestros pacientes. Sin embargo; son recetas genéricas y no adaptadas al perfil médico individualizado de cada persona. Por lo que, si tienes alergias o intolerancias, o si presentas patologías concretas que requieran de una dieta especial; recuerda acudir a tu nutricionista para una mejor adaptación de tu dieta a tu estado de salud particular.

¿Te ha gustado esta receta? Prueba también nuestra receta de la semana pasada: Sopa Bullabesa, un plato tradicional provenzal que te transportará a las costas del Mediterráneo con su sabor intenso y aromático.

Fotografía: Anna_Shepulova de Getty Images Pro.